Quienes concurren a Río Abierto son buscadores sensibles que no se contentan con la realidad aparente, buscan otra calidad de vida, y suelen transformarse en agentes de cambio en los lugares donde desarrollan su vida cotidiana.